miércoles, abril 28, 2010

Concierto de Nazan Grein

El 23 de abril estaba fechado en mi agenda, Nazan Grein actuaba en el teatro de la Casa de la Cultura de Tres Cantos, ofreciendo un concierto benéfico por el terremoto ocurrido en Chile este año . Después del concierto presentación del disco, al que acudí sin mi cámara para olvidarme un poco de isos, velocidades lentas y el sufrimiento con las luces de los conciertos, tocaba volver a retratar a estos cracks sobre el escenario.


Una de las ventajas de ser el "fotógrafo del grupo" (vaya "pro" que suena esto eh? :-D), es la total libertad que me dan para moverme por donde quiera, algo que se agradece y se disfruta un montón. Lo cierto es que el escenario prometía, había espacio y podía pasar por detrás de él gracias a un pasillo que comunica ambos lados, sin molestar durante la actuación.


Haces unas pruebas y ves que el tema de luces está como casi siempre, complicado... pero como no ha empezado todavía la actuación piensas que todo va a mejorar. Hombre, algo mejoró si, pero estuvo difícil el tema, fue una de esas situaciones donde agradeces al inventor del estabilizador de imagen la gran idea que tuvo en su día. Y es que tirar con un 200mm a velocidades de 1/40 seg. no es nada agradable, más sabiendo que tienes muchas posibilidades de que esa foto tenga que irse directa a la papelera.


Pero bueno, entre canción y canción las luces variaban, y estando un poco atento podías captar algunos focos en los que apoyarte, y también probar nuevas cosas. Como la foto del solo de Alejandro (mi hermano), que me pilló en la parte de atrás del teatro haciendo tomas generales. Como no tengo un objetivo descentrable/desplazable, hice la foto pensando en simular ese efecto en el procesado (el Photoshop es lo que tiene). Me llaman mucho la atención los efectos que se logran con estos objetivos, y bueno, ya que la mayoría del escenario estaba a oscuras y prácticamente solo había luz en el teclista, intenté desplazar toda la atención posible hacia él, simulando el característico desenfoque del que os hablo.


Y como no, tenía que jugar con el ojo de pez, uno no puede subirse a un escenario sin un gran angular u ojo de pez! Así que me coloqué bien cerca de Ruki (batería) para sacar alguna foto que normalmente no puedo hacer, y después alguna desde las cortinas del lateral.
Con todo y esto, sé que tengo que ponerme las pilas porque hacía tiempo que no fotografiaba conciertos y necesito entrenamiento, pero realmente volví a disfrutar con la cámara esa noche, pese a las dificultades propias de este tipo de eventos.


No he hablado nada de la actuación, me pierdo hablando de fotografía (la cabra tira al monte ya sabéis...), pero estos chavales van en contínua progresión. Como buenos músicos que son, conocen los instantes exáctos donde han cometido algún fallo (que solo ellos han notado claro...), pero también se notaba que estaban contentos con la actuación, los ánimos finales y la entrega de un público que no sabíamos bien como iba a reaccionar, lo dejaba todo bien claro. La cara de las autoridades en primera fila, con sonrisas y codeandose para comentar aspectos de la actuación, era algo que llamó la atención, son detalles que los músicos ven, que notan, y responden con sus instrumentos. Por no hablar del resto de la gente, que como veis en la foto se lo estaba pasando en grande.

Finalizo esta entrada del blog con ganas de fotografiar el siguiente concierto, al que os recomiendo que os acerquéis ;-)