miércoles, septiembre 18, 2013

Parque La Ería, Pola de Lena

Para los que no me conozcan, soy de un pueblo de Asturias llamado Pola de Lena, capital del concejo de Lena. Muchos habréis pasado por él sin haberos parado, ya que la A-66 atraviesa el pueblo de sur a norte y es una de las entradas principales al Principado.

La entrada de hoy no tiene grandes fotos, pero si muchos recuerdos de cuando era chaval. Y es que dando un paseo estas vacaciones con la cámara, pasé por la zona donde vivimos hasta que yo tuve unos 17-18 años (no lo recuerdo bien) y vi lo desolado que estaba el parque donde mi hermano y yo nos criamos. Aquella época en la que tu madre te llamaba a voces por la ventana cinco veces porque estabas jugando a cualquier cosa con un montón de amigos y no querías irte.


Ahora parece un solar, es un solar, no queda ni rastro de las porterías, ni de los bancos de piedra donde jugábamos a "tenis-pie", ni de las líneas que delimitaban el campo de canicas, en el que por cierto en su día organizamos un torneo donde hasta el Ayuntamiento nos cedió unas vallas para respetar a los jugadores en cada turno (impensable hoy en día) y donde varias tiendas nos daban cosas para los premios, ¡¡había hasta un bote de champú!!


En este parque se organizaron campeonatos de skateboard (¡increíble pero cierto!), varios campeonatos de baloncesto 3x3 en los que las gradas se llenaban de gente, y por qué no decirlo, en el que ganamos en el segundo año que se disputó. También jugábamos partidos contra los del "parque viejo" (nosotros éramos los del "parque nuevo") con una fanta de dos litros como premio al ganador.

"Campo" de canicas

Han sido muchas cosas, y me dió mucha pena verlo así de descuidado, roto, vacío, cuando no había día que no se viese a alguien jugando a fútbol, practicando trial con la bici, patinando, corriendo, lleno de vida.
Supuestamente van a construir un nuevo centro de salud ahí, pero lleva años así y a saber si algún día lo construyen, mientras tanto solo puedo recordar un montón de historias cuando paso por delante de nuestra antigua casa, esa de color azul y amarillo que se ve al fondo y desde donde nuestros padres nos controlaban a distancia...

8 comentarios:

Juan Ramón Martinez Cezón dijo...

Sentimentalón!

mdaf dijo...

Ya tardabas en aparecer! :-p

Federico de Haro dijo...

Entiendo tu sentimiento de notaslgia... el parque donde me crié yo ya ni siquiera existe, pero todavía lo recuerdo como si fuera a diario. Por cierto, este verano estuve en Pola unos días, que fui con un colega a subir en bici los pedazo de puertos que tenéis por ahí. ¡No sabía que eras de allí!

Saludos.

mdaf dijo...

Pero bueno! Pues ya verías que mires para donde mires, tienes un puerto por donde subir jejeje :-D

Un saludo!

Federico de Haro dijo...

¡Es impresionante! Me encanta Asturias... Cuando era pequeño casi todos los años íbamos a pasar unos días a Riospaso, un pueblecín que está ahí subiendo el puerto de La Cubilla desde Campomanes. Hacíamos rutas por allí y luego por la tarde íbamos a tomar algo a Pola. ¡Qué reuerdos!

Vaya tierra tienes, jeje. Playa, montaña, buena comida... ¡Y siempre me flipó lo acogedora que es la gente! Me imagino perfectamente lo de las tiendas cediendo cosas para los premios, jajaja.

mdaf dijo...

En serio? Lo mismo hasta hemos jugado juntos de pequeños y nos enteramos ahora! jajaja

Angela Arribas dijo...

Buenas,
El parque de la Ería..., yo vivía al lado, también me crié en este parque, que estaba siempre lleno de niños. La gran pirámide, que acabaron quitando porque cada poco se desdentaba algún niño. Es una pena que lleve tanto tiempo así. Me gustan las fotos y que el parque quede aquí, para la posteridad. Ya me puse sentimentaloide.
Un saludo

mdaf dijo...

Buenas Ángela :-)
La verdad es que esa pirámide era un peligro, cuando la quitaron les hicieron la vida más tranquila a las madres jajaja.
Ese parque es una parte importante de nuestra historia, y si, da mucha pena verlo como está ahora...

Un saludo!