sábado, noviembre 16, 2013

Luz buena, luz mala...

Esta tarde tenía un rato libre en medio del montón de cosas que me suele tener ocupado siempre y, pensando en la publicación ayer de mi foto en las galerías One Eyeland, se me ha venido a la cabeza la situación en la que hice esa foto y que reafirma mi pensamiento de que no hay luz buena o mala, sino que hay que intentar adaptarse un poco a lo que hay en cada momento.

Obviamente, si tenemos que preparar una sesión de un determinado estilo, buscaremos las mejores condiciones en todos los sentidos, el mejor momento del día, el sitio perfecto, la ayuda necesaria, pero todos sabemos que esto en el mundo aficionado es muy complicado de conseguir siempre.

La foto de las palmeras la saqué un día de sol de justicia en agosto, a la hora de comer y en una playa de Almería. Yo estaba ansioso por probar mi nueva X20 y en cuanto salíamos a dar un paseo la colgaba al cuello, en cualquier otra situación, seguramente no hubiese sacado la cámara a pasear con semejante solazo y calor.

Así que vi las palmeras y como ni la luz acompañaba, ni en el cielo había nada que pudiese ayudar a la composición, expuse para "deshacerme" de todo rastro de información que no fuesen las palmeras (sin llegar a reventar los blancos), y corté por abajo para que no saliese la gente, toallas y demás cosas que distraían. Eso si, la foto ya la hice en formato cuadrado en la cámara (y en RAW), vicio que tiene uno al 1:1.

Por lo que os animo a que no dejéis de hacer fotos solo porque la luz no sea perfecta, uno nunca sabe si va a poder volver a pasar por ciertos lugares con mejores condiciones, "simplemente" hay que cambiar el chip e intentar hacer una foto diferente a la que harías al atardecer con el sol bajo, o a la que harías utilizando iluminación con flashes. No será una foto peor, será una foto diferente ;-)