lunes, mayo 12, 2014

Escapada a Bélgica con la Fuji X20

Hemos estado unos días en Bélgica, cinco noches con Bruselas como campamento base. También visitamos Brujas, Gante y Amberes, el transporte en tren funciona muy bien y las distancias son cortas (lo que más lejos está es Brujas, a una hora desde la Estación Central).

Mucha gente visita un par de estas ciudades en el mismo día, pero nosotros preferimos ir con más calma, dedicando una jornada a cada sitio, y disfrutar del viaje, sin prisas y sin agobios. Lo de tener que ver todo lo que hay en una ciudad porque si, no va mucho con nosotros...


Fotográficamente hablando, la única cámara que se vino conmigo fue la Fuji X20, ni refléx, ni objetivos, ni peso en la espalda. Y tengo que decir que, al menos en este viaje, no la eché de menos, todas las fotos que hice no hubiesen mejorado apenas con la Canon 40D. Y reconozco que el viaje fue mucho más cómodo y relajado para mi espalda, el año pasado en París acabé agotado, y eso que iba ligero de equipo.



Creo que está bien diferenciar entre viajes fotográficos y viajes turísticos, obviamente el destino también influye mucho, pero teniendo en cuenta el tipo de viaje que íbamos a hacer en Bélgica, lo tuve claro desde el primer momento. Además, la X20 ha respondido muy bien, obviamente ni hice nocturnas, ni necesité subir el ISO a niveles estratosféricos, simplemente cumplió con su cometido, traer unos cuantos recuerdos del viaje con buena calidad de imagen, suficiente como para imprimir alguna foto o hacer un fotolibro.



Aunque intentaré ir subiendo más fotos, tampoco es que haya hecho muchas, con tanta cerveza, chocolate, queso y mejillones, a uno se le nubla un poco la vista a la hora de hacer fotos jajaja. Si os interesa seguir el viaje desde un punto de vista más cervecero, podéis darle un vistazo de vez en cuando a mi otro blog, Cerveza Rudimentaria ;-)