miércoles, septiembre 28, 2011

Lucky Peterson en Blues Béjar 2011

Este ha sido uno de los mejores conciertos que he podido ver, por lo sorprendente, lo enérgico y por todo lo que se transmitió desde el escenario. Fue este verano durante el Festival de Blues de Béjar, con la actuación del gran Lucky Peterson. He subido el reportaje a Caborian para someterlo a la crítica, y como estoy un poco vago, pues copio y pego aquí :-)


Unos minutos antes del concierto, aunque parezca imposible, el protagonista del concierto estaba prácticamente dormido sobre una silla detrás del escenario, así como os lo cuento. Y he tenido que buscar alguna foto más "tranquila" para que tenga algo de concordancia con lo que comento, porque el concierto fue pura energía de principio a fin...


El tío sentía cada nota que tocaba con el teclado, temas rápidos, lentos, empezó a meterse al público en el bolsillo desde la primera canción...


Pero como os decía antes, fue un cambio que nos dejó a todos con los ojos como platos, de estar casi dormido en la silla minutos antes a explotar sobre el escenario con gestos, miradas al público y música, mucha buena música...


Pero Lucky Peterson no solo sabe tocar el teclado, también le da bien a la guitarra y así lo demostró cambiando de instrumento y de posición en el escenario, acompañado del resto de la banda...


Como os decía, fue todo un espectáculo, imaginaros a un tío de las dimensiones de Lucky Peterson, caminando sobre los altavoces, con los fotógrafos del foso ayudándolo a bajar y sentarse en la barandilla que lo separaba del público, ¡¡se montó gorda!!


En estas dos fotos utilicé el flash integrado de la cámara, nunca llevo flash a los conciertos, pero era imposible sacar nada en esa situación, ningún foco le seguía. Aquí el protagonista, no contento con sentarse en la barandilla, saltó a la plaza (el festival se celebra en la plaza de toros de El Castañar, la más antigua de España)...


Caminó hasta el fondo, hasta las gradas, tocando su guitarra y haciendo enloquecer a toda la gente, que muy respetuosamente se limitó a disfrutar del espectáculo. Ya sentado, vivimos uno de los mejores momentos de la noche, cuando su mujer Tamara salió cantando entre el público también, sin micrófono, caminando hacia él. No tengo foto de ella entre el público porque era imposible, pero si de él mirando hacia ella mientras se comunicaban con canción y guitarra...

Aquí Tamara, ya sobre el escenario, cantando para que su marido volviese, y como para no volver :-)


Dulce y enérgica, ella fue también gran parte del espectáculo y contribuyó a la gran fiesta que vivimos en el foso, con una sonrisa permanente durante el transcurso de todos los temas...




Juntos ya sobre el escenario, pusieron la guinda con su complicidad y con unos magníficos temas, Lucky al teclado, Tamara a la voz, simplemente tremendo...


Y para terminar, una mirada del gigante de la música, un verdadero placer estar allí... :)