lunes, junio 23, 2008

Llegan las estrellas...

Como ya sabéis los que seguís este blog, me gusta mucho la fotografía en conciertos, y tengo la suerte de poder decir que he hecho fotos a músicos importantes dentro del panorama internacional de la música.
En los festivales y conciertos importantes es imprescindible acreditación para poder hacer fotos desde el foso, aunque bien es cierto que he visto a más de uno con monopie y tele-objetivo en primera fila sin que nadie le dijese nada, mientras yo tenía que salirme al tercer tema establecido por la organización...

Al margen de esto, hay grupos que te hacen firmar contratos "especiales" jurando que no venderás tus fotos fuera de tu país, como fue el caso de My Chemical Romance en el MetroRock 2007, donde se especificaba una cláusula desorbitada si veían sus caretos en una revista internacional (y eso que tuvimos 60 segundos para hacer todas las fotos posibles).

Otros son capaces de parar el concierto si ven a un fotógrafo con la cámara en mano en el primer tema, ya que ese tema en concreto no querían ser fotografiados. Entonces te echan del foso como si fueses un delincuente, para pedirte disculpas después porque se les había olvidado comentarlo a los fotógrafos con antelación.

Y el siguiente paso es, como por ejemplo Bob Dylan (ver noticia), que no autoriza a nadie a entrar al concierto, ni cámaras de televisión ni fotógrafos. Y vamos, os digo yo que si ve a alguien allí en primera fila es capaz de suspender el concierto.

En fin, que a mi me parece razonable la limitación de tiempo a dos o tres temas, es suficiente para tener unas cuantas fotos, y luego el artista en cuestión puede tocar sin la presión que imagino que tendrán. Es un tema que he hablado varias veces con mi hermano (músico), y aunque solemos llegar a un acuerdo, tardamos en darnos la razón el uno al otro :-D