lunes, abril 02, 2012

Dirt jump (I)

El fin de semana pasado volví a la acción, echaba de menos eso de cargar por el equipo, colocar flashes, tirarme al suelo, ver pasar de cerca a un tío a toda leche...
Así que contacté con Juan, un chaval que se ha currado un buen circuito para auténticos locos de las bicis, y quedamos para pasar la tarde entre curvas, saltos y árboles.

Una de las cosas que me gusta hacer cuando preparo una sesión de fotos es probar diferentes puntos de vista, y si bien esto puede lograrse cambiando el lugar desde el que realizas la toma, también puede hacerse cambiando de focal.


Empezamos por una curva a derechas por donde se baja a buena velocidad, para ir calentando. Así que tras ver la trazada que tomaba con la bici, coloqué los flashes (3) y me alejé para sacar la foto con el tele. Había demasiadas ramas por medio que dificultaban un poco el encuadre, y aunque no me disgusta el resultado, cambié pronto de lente...

¿El objetivo utilizado? Como no, mi querido ojo de pez, a 10mm y acercándose todo lo que se podía, con precaución, para no comerme una rueda y para que el rider no se ponga nervioso al verme tan cerca y se acabe comiendo él un árbol...


Con el ojo de pez tuve que mover los flashes, el fisheye abarca tanto ángulo que entran luces por todas partes, y utilicé también un gobo para cortar la luz en dirección a la cámara del flash más cercano (uno aprende de sesiones anteriores donde aparecen flares por todas partes...). Así que un par de bajadas, una de prueba, otra para que Juan midiese bien, y a la tercera salió la foto que véis más arriba.

Por cierto, no sé si es cosa de la 40D o de todas las cámaras con función "Live view", pero en ese modo, los flashes no se disparan. Así que ya lo sabéis, no os vaya a pasar que estéis esperando tumbados en el suelo, con el brazo estirado y la cámara preparada, y que se os quede cara de tonto al ver que solo tienes una mancha negra como resultado...