domingo, abril 08, 2012

Smartphones...

Hoy en día, incluso este blog personal donde cuento alguna que otra historia y de paso, muestro fotos que voy haciendo en el día a día, puede verse en un teléfono móvil. Y es que estamos invadidos, la llegada de Android ha supuesto una revolución en esto de los llamados smartphones, y sino que se lo digan a los fabricantes del iPhone...

La gente no se desprende del teléfono ni cuando va al baño, momento en el que aprovechan para consultar las redes sociales, saludar a algún colega mediante el whatsapp, en fin, permanentemente enganchados.

Reconozco que son útiles, te mantienen en contacto a través de un montón de aplicaciones, conexión de datos, e incluso ¡¡puedes llamar con ellos!!
Pero creo que llegamos a unos límites un tanto ridículos, uno se levanta y lo primero que hace es mirar el móvil, te sientas en el metro y raro es el día que no hay cuatro o cinco personas a tu alrededor consultado el Facebook o jugando al Angry Birds, y es que la gente no lo suelta ni cuando va caminando, cualquier día venderán el casco como accesorio para el móvil, porque alguno se ha tenido que dar con una farola mientras tuitteaba noticias o cotilleaba el Facebook del vecino...