viernes, junio 08, 2012

Retratos improvisados

El otro día en la exposición de PhotoEspaña hablaba con una amiga lo difícil que me resulta retratar a desconocidos en la calle, y no hablo de robados, sino de conversar con la persona y pedirle permiso para hacerle la foto. Hay gente que tiene facilidad para ello, otros no tanto, y entre estos últimos me incluyo.

El caso es que en uno de esos paseos con la compacta, iba yo haciendo fotos por los alrededores de Gran Vía y venía de frente a mi una señora paseando con dos perros pequeños, uno de ellos muy gracioso con su abrigo y todo. El caso es que le hice una foto al otro perrillo mientras caminaba, y la señora, que fue muy amable, se paró un momento a hablar conmigo y al final, sin pensármelo mucho decidí pedirle permiso para hacerle una foto junto a su perro, y este fue el resultado :-)

4 comentarios:

Will dijo...

Que guay Adri!!

Oye, sigo tu blog hace tiempo por el reader, pero es que la cara de ese perrillo me ha obligado a dejar un comentario por fin!! Menudo genio el tio!!

mdaf dijo...

jejeje buenas Will!

Es que con esa carilla no me pude resistir a hacerle una foto!!

elojoinoportuno.com dijo...

A mí me pasa igual, soy vergonzoso y sé que me pierdo muchas fotos por eso, qué le vamos a hacer... Una foto divertida, por cierto.

mdaf dijo...

Pues si, a veces llego a casa y me da rabia, pero bueno si, qué le vamos a hacer!

:-)